Translate

lunes, 11 de mayo de 2015

COORS MONSTER TRUCK

Estamos intentando disfrutar a tope las pocas semanas que nos quedan. Por eso este fin de semana se nos presentó la oportunidad de ver otro espectáculo típical americano.  Seguro que en España tenemos alguna experiencia similar, pero nosotros  no lo hemos visto, así que payá que nos fuimos, (previa compra de los tickets). 
La primera sorpresa fue la cantidad de gente que había, y lo bien organizado que estaba: Zona de parquing señalada y semivigilada, previo pago 5$. Señor marcando el paso de peatones y vehículos. Camino asfaltado hasta llegar a las gradas.
Una vez entramos diferentes estands para poder comprar camisetas, banderines... incluso una parada de militares para que la gente se enrolarse y por supuesto una para comprar víveres: nachos con queso, hot dogs, carnitas, cerveza, refrescos.... Vimos que tienen muchos seguidores este tipo de competiciones, pues la gente hacia cola para que firmaran las camisetas o banderines y cuando aparecía un nuevo conductor la gente chillaba y corría a hacerse fotos... 




 

Una parte muy importante del espectáculo es el animador, que supongo que lo debía hacer muy bien, pues la gente chillaba, aplaudía y reía mucho,(como estaba en inglés...). Empezó calentando al público mientras presentaba a los participantes dando datos como el nombre o las edades, que tengo que decir que había desde los 7años hasta los sesenta y tantos... Cuando la gente estaba ya animada como no podía ser de otra manera todos levantados, la mano en el corazón y un grupo de militares haciendo el desfile de las banderas y una solista cantando el himno a capela... Por más veces que lo viva no me acostumbro al silencio y la solemnidad de este acto, toda enchinada....
Empezaron las motos acrobáticas, increíble (si ya se que el mejor del mundo lo tenemos en Catalunya, E.T. pero yo no lo había visto nunca en directo y de verdad que pasadaaaa). Mientras retiraban las rampas nos dieron un pequeño espectáculo los dos más jóvenes del grupo, 7 y 10 años conduciendo sendos monstruos (en miniatura, pero....). Siguieron los aficionados de la zona disfrutando de  poder quemar gasolina y amortiguadores ante tanta gente. Y ya empezó el plato fuerte,  enormes coches, con grandes ruedas y carrocerías espectaculares, tenían que pasar por pruebas extremas como saltar por montañas de arena y pasar por encima de otros coches no os cuento más,  os pongo una muestra en el vídeo. Para cerrar la noche un coche con reactor de avión que hacía un ruido ensordecedor y soltaba unas terribles llamaradas.
Para salir de nuevo nos llama la atención la tranquilidad y paciencia de la gente, tranquilos sin prisas y educadamente, ni un empujón ni un pisotón, al igual que la salida del parquing tranquila y ordenada, ahora pasas tu ahora me toca a mí...