Translate

jueves, 4 de septiembre de 2014

COMEDOR CON TOQUES DE COLOR

Hoy quiero enseñaros como va quedando el dining room. Faltan algunos detalles que más o menos tengo pensados, pero que no me acabo de decidir, me gustaría, por ejemplo, camuflar el plafón de luz que tenemos en el techo, no esta mal, pero tengo alguna que otra idea que seguro le dará otro encanto. 
Esto de no disponer de vehículo me esta empezando a frustrar un poco, si bien es verdad que ahora ya llego a todas partes en bicicleta no es menos cierto que no puedo transportar lo que quisiera. Ayer, sin ir más lejos, vi una viejita que iba de compras en bici, bueno, no era una bici era un triciclo que debajo del asiento entre las dos ruedas de atrás llevaba una enorme cesta, que bien parecía el maletero de un coche. jijiji, ¿me imagináis en un triciclo?. Bueno por el momento me voy apañando con las dos ruedas y cuando tengo muy claro lo que necesito me hago llevar por el chofer, (mucho más cómodo, ¿donde va a parar?).

 Así empezamos, eligiendo una mesa y cuatro sillas en una tienda de segunda mano, la verdad es que estaba muy bien, además el conjunto nos costó solo 90$ unos 65€, aunque la tapicería era horrible y estaba manchada. Una palangana con agua caliente y jabón hizo los primeros arreglos.

 Unos paneles de cartón pluma y una visita al HOME DE POT  para coger unos paint chips, fue lo siguiente, ahora tenía una pared llena de color.
Nunca sabía la hora que era en Reus para poder llamar. Tenía que ponerme a contar, y eso cansa...   un día vi una liquidación de relojes de pared y lo tuve claro. Para identificarlos, unos cartelitos, también son paint chips y la letras las "bordé" con lana.

 








MH necesita que le explique algunas cosas de clase, y yo necesito recordar cosas, así que necesitábamos una pizarra. Me hubiera gustado más una pizarra clásica de tiza, pero el suelo es de moqueta y las tizas ensucian mucho, así que optamos por una de rotuladores.
Para las sillas rescaté unos retales. también de catálogos viejos, tuve que unir un montón de trozitos para conseguir los 60 x 60 cm que necesitaba, pero valió la pena. Eso sí cada silla de un color, que dicho sea de paso quedan perfectas con la pared de colores, ¿no creéis?.

¿Que os parece el resultado?, como os he dicho aún pondré más cositas que tengo en mente, pero... FOR THE MOMENT,  esto es lo que tengo.