Translate

lunes, 21 de abril de 2014

HAPPY EASTER

Aquí se celebra la pascua, que muy bien no se que es(supongo que como en todas partes, viernes de resurrección). Principales diferencias que he visto:
- los niños empiezan las vacaciones una semana después.
- El jueves ni el viernes  es fiesta, ni mucho menos el lunes de la "mona", (este año mis pobres ahijados se han quedado sin la "mona").
-Aquí se junta el vecindario o la familia y esconden huevos por los jardines, nosotros hemos tenido la suerte de asistir a dos de estas celebraciones, y en las dos había algunas diferencias, en la primera, estaban los huevos (de plástico rellenos de caramelos), esparcidos por una de las zonas ajardinadas de los apartamentos, pero para incentivar también a los mayores a participar de la fiesta, esconden tres huevos de oro, en los que el relleno, es un ticket con premio por valor de una cesta, en la que hay dulces y tickets regalo de las tiendas de los alrededores. Además también reparten unos boletos para el sorteo de diferentes premios, cestas con dulces y otros trastos. El juego no termina hasta que no se han encontrado los tres gold eggs, tengo que decir que el último lo encontré YO, me hizo mucha ilusión, porque a mí nunca me toca nada... cuando ya están los tres empieza el sorteo con tickets y cuando termina el sorteo empieza la merienda; cookies y zumo para todos.

En el segundo todo ha sido igual excepto lo de los gold eggs, (que no había), y el sorteo era por números de apartamento, mismo tipo de premios: cestas con dulces, o packs con colores, tengo que decir que el tercer premio lo he ganado YO, una cesta con dulces y una pelota, terminado el sorteo empieza la merienda, cookies y zumo para todos, y cada cual pa su casa.






LEYENDA DEL CONEJO DE PASCUA
Cuenta esta leyenda que, cuando metieron a Jesús al sepulcro que les había dado José de Arimatea, había dentro de la cueva un conejo escondido, que muy asustado veía cómo toda la gente entraba, lloraba y estaba triste porque Jesús había muerto.

El conejo se quedó ahí viendo el cuerpo de Jesús cuando pusieron la piedra que cerraba la entrada y lo veía y lo veía preguntándose quien sería ese Señor a quien querían tanto todas las personas.

Así pasó mucho rato viéndolo; pasó todo el día y toda una noche, cuando de repente el conejito vio algo sorprendente: Jesús se levantó y dobló las sábanas con las que lo habían envuelto. Un ángel quitó la piedra que tapaba la entrada y Jesús salió de la cueva ¡más vivo que nunca!

El conejo comprendió que Jesús era el Hijo de Dios y decidió que tenía que avisar al mundo y a todas las personas que lloraban, que ya no tenían que estar tristes porque Jesús había resucitado.

Como los conejos no pueden hablar, se les ocurrió que si les llevaba un huevo pintado, ellos entenderían el mensaje de vida y alegría y así lo hizo.

Desde entonces, cuenta la leyenda que, el conejo sale cada Domingo de Pascua a dejar huevos de colores en todas las casas para recordar al mundo que Jesús resucitó y hay que vivir alegres.