Translate

lunes, 28 de abril de 2014

¿Y? ¿QUE HAGO?

Estoy aquí, en un país cuya lengua no entiendo, donde no conozco a nadie, con una niña preadolescente que va a la escuela, con un marido que se pasa más de la mitad del día trabajando, donde las distancias son enormes y no dispongo de medio de transporte (salvo una bicicleta que tampoco me permite ir muy lejos dada mi baja forma física), ni tengo ni puedo trabajar... y ? que hago ?. No puedo evitar que mi cabeza piense en hacer cosas, que si una mesita por aquí, que si un cuadro por allá, que si un cabecero, que si una lámpara... El problema es que la gente de mí casa me ha dicho que ya basta, que no quieren que ponga más cosas en ninguna parte, y yo, la verdad, ¡es que lo veo todo tan triste...!

Pues tampoco tengo mucho tiempo, ¿o si?, no sé... el caso es que entre la colada, la cocina, limpiar un poquito, se me ha pasado la mañana, comemos y llega mi niña, que bueno, hace los deberes y se va a jugar al jardín, y en seguida llega MM y pregunta, que, que quiero hacer, o donde quiero ir, ¡que mono!, con lo poco que le gusta ir de compras y lo aficionado que esta ahora. Ypues vaya, me encanta ir a dar una vueltecita por las tiendas de segunda mano, (nuestro compañero de viaje no entiende como me puede gustar tanto ir a esos sitios, llenos de polvo, ropa que huele mal, y trastos viejos...). ¡Pues sí me gusta!, la cosa es que cuando veo cosas que me gustan a nadie le parece bien, (y eso que normalmente cuesta menos de 15$), pero claro, cuando nos vayamos no nos lo podemos llevar... que digo yo: ¿si vamos a estar aquí durante más o menos un añito, no es tiempo suficiente para poder disfrutar algo?. ¿Y? ¿que hago yo?.
¿Que si me gusta estar aquí?,, pues sí, si que me gusta, pero claro, también tiene sus inconvenientes; MH no sigue un curso en concreto, (esta semana pasada, que ha tenido las vacaciones de pascua,  yo tenía que hacerle de profesora, ¡ y vaya profesora!, menos mal que no me dedique a la enseñanza,  decididamente esto no es lo mío),
otra cosa es el tema de los amiguitos, pues le cuesta mucho perder la vergüenza, y por lo tanto..., y yo pues me siento mala madre, porque creo que no le dedico todo el tiempo que se merece, ¡es tan buena!, ¡y tan dulce!, que ni siquiera se queja, espero que cuando sea mayor no me lo tenga en cuenta, (de verdad que hago lo que puedo). Esta también el tema de MM, que si me ve preocupada o aburrida o que simplemente todo me esta bien, cree que estoy triste, o que algo no va bien, y entonces él también se preocupa, y eso es malo, porque entonces no deja de preguntarme, ¿que que me pasa?, ¿que si estoy bien?, ¿que si ha echo algo mal?, ¿que si me quiero ir?, y entonces yo me agobio más. Estas cosas también me pasan en mi ciudad, pero entonces me voy con mis amigas a tomar un café, nos contamos cuatro tonterías y arreglamos el mundo y de paso a nosotras... ¡ya sabéis!.

Pues eso, ¿que hago?, ¿me dejo llevar por la rutina?, es que no creo que yo sirva para eso, entonces, ahí sigo yo, pensando en, ¿que hago?.